Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

Europa / España
 
 
HISTORIA

Ronda celebra su fin de semana más romántico

Una de las ciudades más bonitas y antiguas de Andalucía se inunda de bandoleros, damas goyescas y batallas durante su ciclo cultural, punto y final de las fiestas locales.
 

'Ronda Romántica', así se llama el ciclo cultural y las fiestas más importantes de la ciudad serrana por excelencia de Málaga. Capital de la comarca de la Serranía de Ronda, este enclave histórico, cultural y de folclore celebra los días 30, 31 de mayo y 1 de junio sus fiestas mayores para dar final a la que es la Feria más antigua de Andalucía.

Desde 1882 la Feria de Ronda es el centro neurálgico de la comarca. Hoy en día las fiestas de Ronda constituyen un reclamo tanto turístico de interés cultural como etnográfico. Música, tradición, cante y danza, vestimentas y gastronomía transforman la ciudad durante semanas.

Este 2014 el programa incluye también nuevos recorridos, espectáculos, recreaciones y fiestas para todos los gustos. Desde corridas de toros a teatro pasando por actuaciones, pasacalles y concursos. Pero ante todo, estas fiestas forman parte de los románticos, de los jinetes, las damas goyescas, los carruajes y los bandoleros. Caballos y un ambiente más que colorido acompañan esta atmosfera basada en narraciones y costumbres que han pasado de generación a generación.


La Serranía, tierra de Señoríos


Unas fiestas reflejo de la gran riqueza histórica y el mestizaje de estas tierras sureñas, influenciadas tanto por la cultura andalusí como por la castellana y, sobre todo, por una huella imborrable: el Siglo de Oro español, momento en el que escritores, comerciales, artistas y aristocracia hicieron de esta ciudad un importante punto de encuentro entre la costa y el interior de Andalucía.

Sólo un ejemplo muestra de la importancia y peso histórico de Ronda es la añoranza de los reyes castellanos, pues la anhelaron durante siglos y, tras la conquista por los Reyes Católicos la nombraron tierra de Señorío del Príncipe Juan, otorgándole el mismo fuero que ya tenían Sevilla y Toledo.
Alejandro Iriarte | 30 de Mayo de 2014